← Retour sur l'actualité ESI Group

La televigilancia en los lugares industriales está a menudo acompañada de aplicaciones de videovigilancia y de control de acceso. El número de lugares se limita generalmente a una decena, pero el número de puntos de vigilancia es importante. Las aplicaciones más corrientes conciernen el control de las líneas de producción y procesos industriales o farmacéuticos, la automoción, vigilancia de almacenes y control de stocks.



En una fábrica de trituración por ejemplo, o una fábrica química con riesgo para sus empleados, la televigilancia de los procesos de producción aporta una solución ideal. La puesta en marcha de un sistema de video que transmita a la sala de control, permite particularmente a los obreros de una fábrica verificar el estado de las máquinas sin riesgo de inhalación de polvo o emanaciones tóxicas. Así, el sistema evita al personal de la fábrica tener que pasar una buena parte de su tiempo en buscar posibles disfuncionamientos que afectan a las máquinas.

La falta de beneficio que representan los robos de materias primas de una parte, y aquellos de los productos finales que salen de fábrica por otra, puede representar a lo largo del tiempo un gran problema. Las cámaras en red juegan aquí un papel disuasorio; permiten también verificar la eficacia de los métodos de carga y descarga utilizados. Velar por el buen funcionamiento del sistema de almacenamiento utilizado (accesibilidad y gestión eficaz de los productos), permite reforzar considerablemente la eficacia del lugar de producción. Al efectuarse el almacenamiento a menudo fuera del lugar por un interés económico, las zonas de almacenamiento se prestan perfectamente a la instalación de sistemas de video bajo IP.



Los módulos ESI generalmente utilizados por los clientes industriales son :
F1, V1, P1, M1